Cómo Alargar la Vida de tu Termo o Calentador Eléctrico

Los termos o calentadores eléctricos son dispositivos esenciales en muchos hogares, proporcionando agua caliente para duchas, lavado de platos y otras necesidades diarias. Para asegurarte de que tu termo o calentador eléctrico dure muchos años y funcione de manera eficiente, es importante realizar un mantenimiento adecuado y seguir ciertas prácticas. En este artículo, te proporcionaremos consejos para alargar la vida útil de tu termo eléctrico.

  1. Ajusta la Temperatura Correctamente:

La temperatura del termo debe estar configurada a un nivel seguro y cómodo, pero no demasiado alto, señala Mimo Reformas. Esto no solo evita el riesgo de quemaduras, sino que también reduce el desgaste del calentador y ahorra energía. La mayoría de los hogares encuentran que una temperatura de alrededor de 120 grados Fahrenheit (49 grados Celsius) es adecuada.

  1. Realiza un Mantenimiento Anual:

Programa un mantenimiento anual para tu termo eléctrico. Esto incluye vaciar y enjuagar el tanque para eliminar cualquier acumulación de sedimentos y minerales que puedan afectar su eficiencia y causar corrosión. Asegúrate de apagar la energía antes de realizar cualquier mantenimiento.

  1. Revisa y Reemplaza el Ánodo de Magnesio:

El ánodo de magnesio es una pieza importante que protege el interior del tanque del termo contra la corrosión. Inspecciónalo anualmente y cámbialo si está demasiado corroído. Esto ayudará a extender la vida útil de tu calentador.

  1. Asegúrate de que no haya Fugas:

Comprueba regularmente si hay fugas en el termo. Si notas alguna, repárala de inmediato para evitar daños mayores y la pérdida de energía.

  1. Evita la Acumulación de Sedimentos:

La acumulación de sedimentos en el tanque puede hacer que el calentador funcione de manera menos eficiente. Si vives en un área con agua dura, considera la instalación de un sistema de filtración de agua o un suavizador para reducir la acumulación de minerales.

  1. Utiliza un Temporizador:

Si es posible, instala un temporizador en tu termo eléctrico para programarlo para que se apague durante las horas en las que no necesites agua caliente, como cuando todos estén fuera de casa o durante la noche. Esto puede ayudar a reducir el desgaste y el consumo de energía.

  1. Protege contra la Corrosión:

Si el termo está ubicado en un área propensa a la corrosión, como un sótano húmedo, considera la instalación de una protección adicional contra la corrosión, como una cubierta de sacrificio de ánodo de magnesio.

  1. Monitorea la Presión:

La presión excesiva en el tanque del termo puede ser perjudicial. Instala una válvula de seguridad o un regulador de presión si es necesario para mantener la presión dentro de los límites seguros.

  1. Realiza Reparaciones de Inmediato:

Si notas problemas con el termo, como ruidos inusuales, fugas o disminución de la eficiencia, no ignores estos signos. Realiza las reparaciones necesarias de inmediato para evitar daños mayores.

Siguiendo estos consejos y realizando un mantenimiento regular, puedes alargar significativamente la vida útil de tu termo o calentador eléctrico. Esto no solo te ahorrará dinero en reemplazos preciosos, sino que también garantizará un suministro constante de agua caliente en tu hogar.